martes, 20 de octubre de 2015

Se alejó sin ninguna explicación.

Creo firmemente en que debo dejar de pensar en esa persona que me toco el corazón desde hace unos cuántos años. Del que me enamoré hace unos meses. Y del que no sé nada desde hace poco. 

Debo dejar de pensar en esos ojos marrones que expresaban amor y ternura. O de su frondosa barba, sus cejas descuidadas y de su vibra relajada. 

Pero es imposible dejar de pensar en ti. 
No puedo. 
Te veo en cada par de ojos que se pasa de largo. 
Y ya no te quiero extrañar. 
Te haz ido. 
Y no diste ni una explicación... 

martes, 8 de septiembre de 2015

El amor es feliz 
e infeliz.
El amor es caliente 
y frío.
El amor es simple 
y complejo.
El amor es alegría y dolor, 
y el amor te sofoca.

jueves, 9 de julio de 2015

Tu ausencia me consume. 
Ven aquí, cuéntame tus secretos. 
Vuela junto conmigo y no regresemos. 
Déjame pintar tu sonrisa y juguemos. 
Pretendamos que no existe nadie más, solo tu y yo. 
Quiero caminar de tu mano y seguirte hasta el fin del universo. 
Crepúsculos contar. 


Pero no estás.

lunes, 15 de junio de 2015

Poema 20, Pablo Neruda.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche. 

Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada, 
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.» 

El viento de la noche gira en el cielo y canta. 

Puedo escribir los versos más tristes esta noche. 
Yo la quise, y a veces ella también me quiso. 

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos. 
La besé tantas veces bajo el cielo infinito. 

Ella me quiso, a veces yo también la quería. 
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos. 

Puedo escribir los versos más tristes esta noche. 
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido. 

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella. 
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío. 

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla. 
La noche está estrellada y ella no está conmigo. 

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos. 
Mi alma no se contenta con haberla perdido. 

Como para acercarla mi mirada la busca. 
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo. 

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles. 
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. 

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise. 
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído. 

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos. 
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos. 

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero. 
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido. 

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos, 
Mi alma no se contenta con haberla perdido. 

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa, 
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

lunes, 8 de junio de 2015

La tristeza llegó al recordarte. Y lo oculto diciéndome que todo va a estar bien, que vas a regresar. 
Cinco meses han pasado desde tu despedida. 
Y aun te espero.
Me gustaba cuando sonreías e instantáneamente el mundo era feliz. O cuando jugabas con tu anillo para hacerme desesperar. Me decías hermosa pero yo no me sentía feliz, sin embargo, contigo todo era diferente. Parecía que si estaba contigo todo estaba bien, nada existía. Éramos dos almas vagando en el basto universo. 
Todo fuimos.
Y desapareciste.

viernes, 29 de mayo de 2015

No te enamores como yo...

No te enamores de su sonrisa.
No te enamores de la forma de sus cejas. Ni de sus perfectos ojos cafés.
No te enamores como yo de su voz.
No te enamores de su sentido del humor.
No te enamores de la forma en que te dice ''bonita''.
No te enamores de su forma de caminar. Ni de su forma tan peculiar de vestir.
No te enamores de sus besos o abrazos a la hora de despedirse.
No te enamores de su perfecta y bien-cuidada barba.
No te enamores de la forma en que te ve cuando te escucha.




Estoy enamorada de como sabes que me desarmo fácilmente
y de como me intentas volver a armar.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Deja de sentirte incompleta.

Deja de buscar personas que intenten completarte porque nadie va a poder hacerlo si tu sola no puedes. Yo sé que te gusta estar rodeada de personas, que te quieran y te busquen; pero debes buscar la tranquilidad tu sola. 
Esa persona en la que tanto piensas ya no va a regresar. Recuerda que a él no le importó dejarte ir y sin ninguna explicación. Sé que lo quieres y no te diste cuenta hasta que ya no lo veías diario. Necesitas de él, también lo sé. Él sabia exactamente cómo destruirte, sabia tus debilidades y tus inconformidades pero también sabia como volverte a armar. Eras como un rompecabezas y el único que sabia de que forma ibas a quedar al final era él. 
Déjalo ir, habrá más. 
Quizá no pronto. 
Pero encontrarás a alguien más y dejarás de sentirte incompleta. 

miércoles, 29 de abril de 2015

Me he alejado tanto de mi mismo..., Ryszard Kapuściński.

Me he alejado tanto de mí mismo
que ya no sé decir nada
sobre mí
ni lo que siento
cuando me mojo bajo la lluvia
ni cuando me convierto
en una brizna de hierba seca
quemada por el sol
no sé encontrarme
a mí mismo
describir a este personaje
nombrarlo
asegurar
que                        existe


jueves, 9 de abril de 2015

Ojala existiera una pastilla, inyección o jarabe que hiciera que te sintieras feliz instantáneamente.
Desafortunadamente eso no existe, debes vivir tus sentimientos así como son y debes superar lo que sientes para ser una mejor persona.

miércoles, 11 de marzo de 2015

jueves, 5 de marzo de 2015

Las Cuatro Estaciones del Año.


Te busco tanto como se buscan mariposas en un día de primavera. 
Te quiero tanto como se quiere un día de campo en un día de verano.
Te anhelo tanto como se anhelan las hojas cayendo en un día de otoño.
Te deseo tanto como se desea un café caliente en un día de invierno. 

lunes, 2 de marzo de 2015

Escribir sobre ti casi parece masoquismo. 
Recuerdo cada palabra que me dijiste, tu forma de hablar, de caminar. 
Recuerdo que te encantaba hacer que me desesperara. Y que cada que me saludabas me decías ''bonita''. 
Recuerdo también la forma de tu barba, tus cejas, ese destello en tus ojos que te hacia destacar. 

Pero es inútil. 

Cada día te recuerdo más y más. 
Tu no me quieres como yo te quiero. 
No sabes cómo te quiero. 

Te quiero por las mañanas. 

Cuando estoy haciendo té por las noches. 
Te quiero cuando escucho decir a alguien mi nombre.
Incluso cuando escribo. 

Yo sé que es inútil. 
Tu te fuiste. 
Sin dejar rastro de lo que alguna vez fuimos. 
No fuimos nada. 

No quiero olvidarte. 

Me rehúso a olvidarte. 

lunes, 26 de enero de 2015

Me Dueles, Jaime Sabines

Me dueles.
Mansamente, insoportablemente, me dueles.
Toma mi cabeza, córtame el cuello.
Nada queda de mí después de este amor.

Entre los escombros de mi alma búscame,
Escúchame.
En algún sitio mi voz, sobreviviente, llama,
Pide tu asombro,
Tu iluminado silencio.

Atravesando muros, atmósferas, edades,
Tu rostro (tu rostro que parece que fuera cierto)
Viene desde la muerte, desde antes
Del primer día que despertara al mundo.

¡Qué claridad tu rostro, qué ternura
De luz ensimismada,
Qué dibujo de miel sobre hojas de agua!

Amo tus ojos, amo, amo tus ojos.
Soy como el hijo de tus ojos,
Como una gota de tus ojos soy.
Levántame. De entre tus pies levántame, recógeme,
Del suelo, de la sombra que pisas,
Del rincón de tu cuarto que nunca ves en sueños.
Levántame. Porque he caído de tus manos
Y quiero vivir, vivir, vivir.

Lloverás en Tiempo de Lluvia, Jaime Sabines

Lloverás en el tiempo de lluvia,
Harás calor en el verano,
Harás frío en el atardecer.
Volverás a morir otras mil veces.

Florecerás cuando todo florezca.
No eres nada, nadie, madre.

De nosotros quedará la misma huella,
La semilla del viento en el agua,
El esqueleto de las hojas en la tierra.
Sobre las rocas, el tatuaje de las sombras,
En el corazón de los árboles la palabra amor.

No somos nada, nadie, madre.
Es inútil vivir
Pero es más inútil morir.

Las Siluetas, Oscar Wilde

El mar está marcado con unas bandas grises,
El quieto viento muerto desentona
Y como hoja marchita es llevada
La luna por la bahía tormentosa.

Grabado claramente sobre pálida arena
Está el bote negro: un joven marinero
Sube a bordo en gozo distraído
Con el rostro sonriente y mano reluciente.

Y arriba los zarapitos claman
Y por el pasto oscuro meseteño
Van segadores mozos de cuellos brunos,
Cual si fueran siluetas contra el cielo.

¿Deseas Que Te Amen?, Edgar Allan Poe

¿Deseas que te amen? No pierdas, pues,
El rumbo de tu corazón.
Sólo aquello que eres has de ser
Y aquello que no eres, no.
Así, en el mundo, tu modo sutil,
Tu gracia, tu bellísimo ser,
Serán objeto de elogio sin fin
Y el amor... un sencillo deber.

Los Amantes, Julio Cortázar

¿Quién los ve andar por la ciudad
Si todos están ciegos?
Ellos se toman de la mano: algo habla
Entre sus dedos, lenguas dulces
Lamen la húmeda palma, corren por las falanges,
Y arriba está la noche llena de ojos.

Son los amantes, su isla flota a la deriva
Hacia muertes de césped, hacia puertos
Que se abren entre sábanas.
Todo se desordena a través de ellos,
Todo encuentra su cifra escamoteada;
Pero ellos ni siquiera saben
Que mientras ruedan en su amarga arena
Hay una pausa en la obra de la nada,
El tigre es un jardín que juega.

Amanece en los carros de basura,
Empiezan a salir los ciegos,
El ministerio abre sus puertas.
Los amantes rendidos se miran y se tocan
Una vez más antes de oler el día.

Ya están vestidos, ya se van por la calle.
Y es sólo entonces
Cuando están muertos, cuando están vestidos,
Que la ciudad los recupera hipócrita
Y les impone los deberes cotidianos.

La Lenta Maquina del Desamor, Julio Cortázar

      La lenta máquina del desamor,
      Los engranajes del reflujo,
      Los cuerpos que abandonan las almohadas,
      Las sábanas, los besos,
      Y de pie ante el espejo interrogándose
      Cada uno a sí mismo,
      Ya no mirándose entre ellos,
      Ya no desnudos para el otro,
      Ya no te amo,
      Mi amor.